Blog

Branding Corporativo y el NO logo

Todo pequeño comercio nace con una marca sin imagen que, a raíz de su comportamiento, adquiere la reputación que le da una razón de ser. A pesar de no tener un símbolo gráfico (logo) que la identifique, puede conectar con su audiencia de una forma directa.

La imagen que ilustra esta entrada, es un claro ejemplo de una de las tantas empresas que nacían sin tener ningún símbolo gráfico. ¿Recuerdas los ultramarinos? Pues estas pequeñas tiendas de alimentación de barrio donde el don del tendero hacia que tuviera una gran marca, sin tener un logo. Branding corporativo basado en la esencia de ese lugar, la simpatía del vendedor, la calidad de sus productos, etc…

Sin embargo, esta conexión no es suficiente si queremos tener una marca correctamente posicionada, con unos valores bien definidos y que nos diferencien de nuestra competencia. Un logo es el primer punto de contacto que nuestros potenciales clientes van a tener con nuestra empresa. Por ello, resulta esencial que transmita aquellos valores y percepciones que posee nuestra identidad.

Branding Corporativo y la singularidad de la marca

Para que un logo demuestre el carácter del mensaje que la empresa desea transmitir, al mismo tiempo que obtiene un merecido reconocimiento en el mercado, este debe ser algo más que un simple nombre.

El logotipo contendrá todos aquellos valores necesarios para reflejar nuestra identidad de marca de una forma coherente.

Por eso, todo esto requiere una buena gestión y estrategia de branding corporativo. La idea es investigar el desarrollo de los conceptos y arquetipos para conseguir un mayor impacto en el mercado, hacerse notar y crecer marcando patrones de vanguardia que sean el impulso necesario que haga de una empresa una iniciativa exitosa.

Imágen extraida de Brandemia.org

Detrás de toda buena empresa existe un método estructurado

Que una empresa añada herramientas de soporte y apoyo a su marca desde el inicio de la actividad, mejora sustancialmente su posición frente a su audiencia. Esto va a permitir que tengamos una empresa que, desde sus cimientos, posee una identidad de marca bien definida, coherente y homogénea, que nos hará destacar de nuestra competencia.

Enróllate, ten un logo que identifique tu marca.