Tiempo estimado: 4 min.

Branding con acento

Escrito por

Gumer Praena

En ocasiones varios caminos confluyen de manera natural en un solo punto de una forma tan poco forzada que parece inevitable, obvia, la única opción posible. Con las ideas puede pasar igual.

Varios procesos o trabajos pueden terminar llegando a un mismo lugar de encuentro, a una idea que por unánime parece infranqueable, predestinada a ser hallada. Os voy a contar un pequeño ejemplo.


Palabras propias

Hace nada que hemos terminado de definir el tono de voz de Apolo. Ha sido justo después de cerrar la nueva plataforma de Marca (que pronto compartiremos). En el proceso nos hemos encontrado con que hay varias palabras (o conceptos más bien) que de forma recurrente nos representan. “Brutal” o “propulsar” serían dos claros ejemplos. De alguna forma se hacía necesario poner el foco en la particularidad de estos términos. Hacerlos aún más nuestros. Elevarlos. Registrarlos®.

El cohete 🚀

Los compañeros diseñadores de Apolo también han percibido como nuestra identidad, nuestro logo concretamente, ha ido evolucionando de forma natural. Cada vez es más habitual que la palabra APOLO (así, en una mayúscula ultrabold) aparezca sola, sin el cohete (que también es una A mayúscula) que desde hace 10 años nos ha acompañado.

El cohete sigue estando por ahí, pero cada vez es más raro verlo junto al nombre, en el logo. Es más bien un sello. Un gesto que marca nuestra autoría. Una firma que, de tanto usarla, se va simplificando, haciendo un trazo mínimo.

Poniendo acento al branding

Durante los últimos años en Apolo hemos revoloteado varias veces y desde diferentes enfoques en torno a la idea de que nuestra condición de andaluces nos hace diferentes de las agencias de Madrid o Barcelona. No vamos a entrar en si mejores o peores, no viene al caso. Pero es una realidad que nuestra forma de ser, nuestra forma de hablar, nos hacen enfocar nuestro trabajo de una forma única. Poniendo acento al branding.


Y de pronto todo encaja en una solución brutal

La necesidad de elevar/registrar nuestros conceptos, un cohete que se hace mínimo (un gesto) y la certeza de que le ponemos acento al branding.

De pronto las tres ideas se encuentran en una solución, en una mesa de trabajo donde se está definiendo el tono de voz y llega la idea inevitable, obvia, infranqueable, de que debíamos usar el acento circunflejo (esa flechita hacia arriba, esa A mayúscula abstraída a la mínima expresión gráfica) como nuestro propio gesto para elevar conceptos.


Nuestra forma única y brutal de propulsar^ ideas.

En ocasiones varios caminos confluyen de manera natural en un solo punto de una forma tan poco forzada que parece inevitable, obvia, la única opción posible. Con las ideas puede pasar igual.

Varios procesos o trabajos pueden terminar llegando a un mismo lugar de encuentro, a una idea que por unánime parece infranqueable, predestinada a ser hallada. Os voy a contar un pequeño ejemplo.


Palabras propias

Hace nada que hemos terminado de definir el tono de voz de Apolo. Ha sido justo después de cerrar la nueva plataforma de Marca (que pronto compartiremos). En el proceso nos hemos encontrado con que hay varias palabras (o conceptos más bien) que de forma recurrente nos representan. “Brutal” o “propulsar” serían dos claros ejemplos. De alguna forma se hacía necesario poner el foco en la particularidad de estos términos. Hacerlos aún más nuestros. Elevarlos. Registrarlos®.

El cohete 🚀

Los compañeros diseñadores de Apolo también han percibido como nuestra identidad, nuestro logo concretamente, ha ido evolucionando de forma natural. Cada vez es más habitual que la palabra APOLO (así, en una mayúscula ultrabold) aparezca sola, sin el cohete (que también es una A mayúscula) que desde hace 10 años nos ha acompañado.

El cohete sigue estando por ahí, pero cada vez es más raro verlo junto al nombre, en el logo. Es más bien un sello. Un gesto que marca nuestra autoría. Una firma que, de tanto usarla, se va simplificando, haciendo un trazo mínimo.

Poniendo acento al branding

Durante los últimos años en Apolo hemos revoloteado varias veces y desde diferentes enfoques en torno a la idea de que nuestra condición de andaluces nos hace diferentes de las agencias de Madrid o Barcelona. No vamos a entrar en si mejores o peores, no viene al caso. Pero es una realidad que nuestra forma de ser, nuestra forma de hablar, nos hacen enfocar nuestro trabajo de una forma única. Poniendo acento al branding.


Y de pronto todo encaja en una solución brutal

La necesidad de elevar/registrar nuestros conceptos, un cohete que se hace mínimo (un gesto) y la certeza de que le ponemos acento al branding.

De pronto las tres ideas se encuentran en una solución, en una mesa de trabajo donde se está definiendo el tono de voz y llega la idea inevitable, obvia, infranqueable, de que debíamos usar el acento circunflejo (esa flechita hacia arriba, esa A mayúscula abstraída a la mínima expresión gráfica) como nuestro propio gesto para elevar conceptos.


Nuestra forma única y brutal de propulsar^ ideas.

¿Tienes un
proyecto? Escríbenos.

Tiempo estimado: 4 min.

Branding con acento

Escrito por

Gumer Praena

En ocasiones varios caminos confluyen de manera natural en un solo punto de una forma tan poco forzada que parece inevitable, obvia, la única opción posible. Con las ideas puede pasar igual.

Varios procesos o trabajos pueden terminar llegando a un mismo lugar de encuentro, a una idea que por unánime parece infranqueable, predestinada a ser hallada. Os voy a contar un pequeño ejemplo.


Palabras propias

Hace nada que hemos terminado de definir el tono de voz de Apolo. Ha sido justo después de cerrar la nueva plataforma de Marca (que pronto compartiremos). En el proceso nos hemos encontrado con que hay varias palabras (o conceptos más bien) que de forma recurrente nos representan. “Brutal” o “propulsar” serían dos claros ejemplos. De alguna forma se hacía necesario poner el foco en la particularidad de estos términos. Hacerlos aún más nuestros. Elevarlos. Registrarlos®.

El cohete 🚀

Los compañeros diseñadores de Apolo también han percibido como nuestra identidad, nuestro logo concretamente, ha ido evolucionando de forma natural. Cada vez es más habitual que la palabra APOLO (así, en una mayúscula ultrabold) aparezca sola, sin el cohete (que también es una A mayúscula) que desde hace 10 años nos ha acompañado.

El cohete sigue estando por ahí, pero cada vez es más raro verlo junto al nombre, en el logo. Es más bien un sello. Un gesto que marca nuestra autoría. Una firma que, de tanto usarla, se va simplificando, haciendo un trazo mínimo.

Poniendo acento al branding

Durante los últimos años en Apolo hemos revoloteado varias veces y desde diferentes enfoques en torno a la idea de que nuestra condición de andaluces nos hace diferentes de las agencias de Madrid o Barcelona. No vamos a entrar en si mejores o peores, no viene al caso. Pero es una realidad que nuestra forma de ser, nuestra forma de hablar, nos hacen enfocar nuestro trabajo de una forma única. Poniendo acento al branding.


Y de pronto todo encaja en una solución brutal

La necesidad de elevar/registrar nuestros conceptos, un cohete que se hace mínimo (un gesto) y la certeza de que le ponemos acento al branding.

De pronto las tres ideas se encuentran en una solución, en una mesa de trabajo donde se está definiendo el tono de voz y llega la idea inevitable, obvia, infranqueable, de que debíamos usar el acento circunflejo (esa flechita hacia arriba, esa A mayúscula abstraída a la mínima expresión gráfica) como nuestro propio gesto para elevar conceptos.


Nuestra forma única y brutal de propulsar^ ideas.

¿Tienes un
proyecto? Escríbenos.

Tiempo estimado: 4 min.

Branding con acento

Escrito por

Gumer Praena

En ocasiones varios caminos confluyen de manera natural en un solo punto de una forma tan poco forzada que parece inevitable, obvia, la única opción posible. Con las ideas puede pasar igual.

Varios procesos o trabajos pueden terminar llegando a un mismo lugar de encuentro, a una idea que por unánime parece infranqueable, predestinada a ser hallada. Os voy a contar un pequeño ejemplo.


Palabras propias

Hace nada que hemos terminado de definir el tono de voz de Apolo. Ha sido justo después de cerrar la nueva plataforma de Marca (que pronto compartiremos). En el proceso nos hemos encontrado con que hay varias palabras (o conceptos más bien) que de forma recurrente nos representan. “Brutal” o “propulsar” serían dos claros ejemplos. De alguna forma se hacía necesario poner el foco en la particularidad de estos términos. Hacerlos aún más nuestros. Elevarlos. Registrarlos®.

El cohete 🚀

Los compañeros diseñadores de Apolo también han percibido como nuestra identidad, nuestro logo concretamente, ha ido evolucionando de forma natural. Cada vez es más habitual que la palabra APOLO (así, en una mayúscula ultrabold) aparezca sola, sin el cohete (que también es una A mayúscula) que desde hace 10 años nos ha acompañado.

El cohete sigue estando por ahí, pero cada vez es más raro verlo junto al nombre, en el logo. Es más bien un sello. Un gesto que marca nuestra autoría. Una firma que, de tanto usarla, se va simplificando, haciendo un trazo mínimo.

Poniendo acento al branding

Durante los últimos años en Apolo hemos revoloteado varias veces y desde diferentes enfoques en torno a la idea de que nuestra condición de andaluces nos hace diferentes de las agencias de Madrid o Barcelona. No vamos a entrar en si mejores o peores, no viene al caso. Pero es una realidad que nuestra forma de ser, nuestra forma de hablar, nos hacen enfocar nuestro trabajo de una forma única. Poniendo acento al branding.


Y de pronto todo encaja en una solución brutal

La necesidad de elevar/registrar nuestros conceptos, un cohete que se hace mínimo (un gesto) y la certeza de que le ponemos acento al branding.

De pronto las tres ideas se encuentran en una solución, en una mesa de trabajo donde se está definiendo el tono de voz y llega la idea inevitable, obvia, infranqueable, de que debíamos usar el acento circunflejo (esa flechita hacia arriba, esa A mayúscula abstraída a la mínima expresión gráfica) como nuestro propio gesto para elevar conceptos.


Nuestra forma única y brutal de propulsar^ ideas.

¿Tienes un
proyecto? Escríbenos.