Tiempo estimado: 4 min.

Cómo crear el tono de voz de una marca

Escrito por

Gumer Praena

Todas las marcas tienen un tono de voz aunque no esté trabajado. Ese tono de voz es la suma de todas las voces con las que habla la marca, de todas las personas y todos los estilos que le dan vida en sus mensajes. Cuando todas esas voces se alinean de forma coherente bajo un criterio y directrices claras, podemos decir que el tono de voz de nuestra marca está pautado y que se ha aplicado una metodología (más o menos estudiada) en su desarrollo. Y si esas pautas las maqueamos en un documento tendremos nuestra guía de tono de voz.

¿Y cómo creamos nosotros los tonos de voz? Dentro H2.

El punto de partida: la plataforma de marca

Desarrollar un tono de voz sin una plataforma de marca (o algo que se le parezca) es un tarea poco recomendada que más tiene de ficción que de ciencia. El tono de voz debe ser la manifestación verbal de quiénes somos como marca, y para ello, obviamente, primero necesitamos saber quiénes somos. El documento que recoge ese definición de quiénes somos (y quiénes queremos ser) es, al menos en nuestro caso, la plataforma de marca

La plataforma de marca recoge todos los atributos de la marca, entre ellos los que van a definir particularmente nuestra forma de expresarnos: la personalidad de marca.

Ahora sí, dentro el H2 bueno.

De la personalidad al tono de voz

La personalidad de marca es un listado de unos 3 o 4 adjetivos que explican cómo somos y que ponen de manifiesto la faceta más humana de la marca al definirla con los atributos de un personaje. Ese personaje puede ser infinidad de cosas dependiendo de los adjetivos que elijamos: cercano, complejo, educado, formal, amigable, apasionado… Cada uno de estos términos determinará cómo es nuestro tono de voz.

Un tono de voz, de forma muy simplificada, es un listado de varias características estilísticas comunes que nos dan coherencia como marca y varios recursos algo más creativos o diferenciales que nos ayudan a destacar entre el total de los discursos.

El camino más sencillo es definir en un primer momento las características estilísticas generales teniendo en cuenta todos los detalles de la personalidad de marca y en una segunda parte analizar de forma pormenorizada cada uno de los rasgos de personalidad para ver qué recursos podemos extraer de cada uno de ellos que nos permitan expresarnos de forma original y única. El listado bien explicado y con ejemplos de esas características y recursos conforman nuestra guía de tono de voz.

Si no estás familiarizado con los tonos de voz, seguramente tengas tantas dudas (o más) que al principio. No te preocupes, puedes escribirme a gumer@universoapolo.com y charlamos sobre ello.

Todas las marcas tienen un tono de voz aunque no esté trabajado. Ese tono de voz es la suma de todas las voces con las que habla la marca, de todas las personas y todos los estilos que le dan vida en sus mensajes. Cuando todas esas voces se alinean de forma coherente bajo un criterio y directrices claras, podemos decir que el tono de voz de nuestra marca está pautado y que se ha aplicado una metodología (más o menos estudiada) en su desarrollo. Y si esas pautas las maqueamos en un documento tendremos nuestra guía de tono de voz.

¿Y cómo creamos nosotros los tonos de voz? Dentro H2.

El punto de partida: la plataforma de marca

Desarrollar un tono de voz sin una plataforma de marca (o algo que se le parezca) es un tarea poco recomendada que más tiene de ficción que de ciencia. El tono de voz debe ser la manifestación verbal de quiénes somos como marca, y para ello, obviamente, primero necesitamos saber quiénes somos. El documento que recoge ese definición de quiénes somos (y quiénes queremos ser) es, al menos en nuestro caso, la plataforma de marca

La plataforma de marca recoge todos los atributos de la marca, entre ellos los que van a definir particularmente nuestra forma de expresarnos: la personalidad de marca.

Ahora sí, dentro el H2 bueno.

De la personalidad al tono de voz

La personalidad de marca es un listado de unos 3 o 4 adjetivos que explican cómo somos y que ponen de manifiesto la faceta más humana de la marca al definirla con los atributos de un personaje. Ese personaje puede ser infinidad de cosas dependiendo de los adjetivos que elijamos: cercano, complejo, educado, formal, amigable, apasionado… Cada uno de estos términos determinará cómo es nuestro tono de voz.

Un tono de voz, de forma muy simplificada, es un listado de varias características estilísticas comunes que nos dan coherencia como marca y varios recursos algo más creativos o diferenciales que nos ayudan a destacar entre el total de los discursos.

El camino más sencillo es definir en un primer momento las características estilísticas generales teniendo en cuenta todos los detalles de la personalidad de marca y en una segunda parte analizar de forma pormenorizada cada uno de los rasgos de personalidad para ver qué recursos podemos extraer de cada uno de ellos que nos permitan expresarnos de forma original y única. El listado bien explicado y con ejemplos de esas características y recursos conforman nuestra guía de tono de voz.

Si no estás familiarizado con los tonos de voz, seguramente tengas tantas dudas (o más) que al principio. No te preocupes, puedes escribirme a gumer@universoapolo.com y charlamos sobre ello.

Share on Facebook

Share on Linkedin

Share on Whatsapp

Copy Link

Share on Twitter

Share on Twitter

Etiquetas

Etiquetas

¿Tienes un
proyecto? Escríbenos.

Más artículos

Aquí en Apolo, esto es lo que ocurre. Celebramos, compartimos y lo que existe. Sin engaños, sin adornos y sin pretensiones. Un lugar para conversar acerca de nuestros temas favoritos: personas, diseño, estrategia, tecnología, marcas y cualquier otra cosa que surja.

Tiempo estimado: 4 min.

Cómo crear el tono de voz de una marca

Escrito por

Gumer Praena

Todas las marcas tienen un tono de voz aunque no esté trabajado. Ese tono de voz es la suma de todas las voces con las que habla la marca, de todas las personas y todos los estilos que le dan vida en sus mensajes. Cuando todas esas voces se alinean de forma coherente bajo un criterio y directrices claras, podemos decir que el tono de voz de nuestra marca está pautado y que se ha aplicado una metodología (más o menos estudiada) en su desarrollo. Y si esas pautas las maqueamos en un documento tendremos nuestra guía de tono de voz.

¿Y cómo creamos nosotros los tonos de voz? Dentro H2.

El punto de partida: la plataforma de marca

Desarrollar un tono de voz sin una plataforma de marca (o algo que se le parezca) es un tarea poco recomendada que más tiene de ficción que de ciencia. El tono de voz debe ser la manifestación verbal de quiénes somos como marca, y para ello, obviamente, primero necesitamos saber quiénes somos. El documento que recoge ese definición de quiénes somos (y quiénes queremos ser) es, al menos en nuestro caso, la plataforma de marca

La plataforma de marca recoge todos los atributos de la marca, entre ellos los que van a definir particularmente nuestra forma de expresarnos: la personalidad de marca.

Ahora sí, dentro el H2 bueno.

De la personalidad al tono de voz

La personalidad de marca es un listado de unos 3 o 4 adjetivos que explican cómo somos y que ponen de manifiesto la faceta más humana de la marca al definirla con los atributos de un personaje. Ese personaje puede ser infinidad de cosas dependiendo de los adjetivos que elijamos: cercano, complejo, educado, formal, amigable, apasionado… Cada uno de estos términos determinará cómo es nuestro tono de voz.

Un tono de voz, de forma muy simplificada, es un listado de varias características estilísticas comunes que nos dan coherencia como marca y varios recursos algo más creativos o diferenciales que nos ayudan a destacar entre el total de los discursos.

El camino más sencillo es definir en un primer momento las características estilísticas generales teniendo en cuenta todos los detalles de la personalidad de marca y en una segunda parte analizar de forma pormenorizada cada uno de los rasgos de personalidad para ver qué recursos podemos extraer de cada uno de ellos que nos permitan expresarnos de forma original y única. El listado bien explicado y con ejemplos de esas características y recursos conforman nuestra guía de tono de voz.

Si no estás familiarizado con los tonos de voz, seguramente tengas tantas dudas (o más) que al principio. No te preocupes, puedes escribirme a gumer@universoapolo.com y charlamos sobre ello.

Share on Facebook

Share on Linkedin

Share on Whatsapp

Copy Link

Share on Twitter

Share on Twitter

Etiquetas

¿Tienes un
proyecto? Escríbenos.

Más artículos

Aquí en Apolo, esto es lo que ocurre. Celebramos, compartimos y lo que existe. Sin engaños, sin adornos y sin pretensiones. Un lugar para conversar acerca de nuestros temas favoritos: personas, diseño, estrategia, tecnología, marcas y cualquier otra cosa que surja.

Tiempo estimado: 4 min.

Cómo crear el tono de voz de una marca

Escrito por

Gumer Praena

Todas las marcas tienen un tono de voz aunque no esté trabajado. Ese tono de voz es la suma de todas las voces con las que habla la marca, de todas las personas y todos los estilos que le dan vida en sus mensajes. Cuando todas esas voces se alinean de forma coherente bajo un criterio y directrices claras, podemos decir que el tono de voz de nuestra marca está pautado y que se ha aplicado una metodología (más o menos estudiada) en su desarrollo. Y si esas pautas las maqueamos en un documento tendremos nuestra guía de tono de voz.

¿Y cómo creamos nosotros los tonos de voz? Dentro H2.

El punto de partida: la plataforma de marca

Desarrollar un tono de voz sin una plataforma de marca (o algo que se le parezca) es un tarea poco recomendada que más tiene de ficción que de ciencia. El tono de voz debe ser la manifestación verbal de quiénes somos como marca, y para ello, obviamente, primero necesitamos saber quiénes somos. El documento que recoge ese definición de quiénes somos (y quiénes queremos ser) es, al menos en nuestro caso, la plataforma de marca

La plataforma de marca recoge todos los atributos de la marca, entre ellos los que van a definir particularmente nuestra forma de expresarnos: la personalidad de marca.

Ahora sí, dentro el H2 bueno.

De la personalidad al tono de voz

La personalidad de marca es un listado de unos 3 o 4 adjetivos que explican cómo somos y que ponen de manifiesto la faceta más humana de la marca al definirla con los atributos de un personaje. Ese personaje puede ser infinidad de cosas dependiendo de los adjetivos que elijamos: cercano, complejo, educado, formal, amigable, apasionado… Cada uno de estos términos determinará cómo es nuestro tono de voz.

Un tono de voz, de forma muy simplificada, es un listado de varias características estilísticas comunes que nos dan coherencia como marca y varios recursos algo más creativos o diferenciales que nos ayudan a destacar entre el total de los discursos.

El camino más sencillo es definir en un primer momento las características estilísticas generales teniendo en cuenta todos los detalles de la personalidad de marca y en una segunda parte analizar de forma pormenorizada cada uno de los rasgos de personalidad para ver qué recursos podemos extraer de cada uno de ellos que nos permitan expresarnos de forma original y única. El listado bien explicado y con ejemplos de esas características y recursos conforman nuestra guía de tono de voz.

Si no estás familiarizado con los tonos de voz, seguramente tengas tantas dudas (o más) que al principio. No te preocupes, puedes escribirme a gumer@universoapolo.com y charlamos sobre ello.

Share on Facebook

Share on Linkedin

Share on Whatsapp

Copy Link

Share on Twitter

Share on Twitter

Etiquetas

¿Tienes un
proyecto? Escríbenos.

Más artículos

Aquí en Apolo, esto es lo que ocurre. Celebramos, compartimos y lo que existe. Sin engaños, sin adornos y sin pretensiones. Un lugar para conversar acerca de nuestros temas favoritos: personas, diseño, estrategia, tecnología, marcas y cualquier otra cosa que surja.