Tiempo estimado: 4 min.

La Cultura Corporativa de Empresa: Qué es y Cómo Aplicarlo

Escrito por

Apolo. Propulsora de Marcas

Podemos afirmar que todos querríamos que, en nuestra organización, nuestros empleados se sientan cómodos, integrados, con un sentimiento de pertenencia y unión, y ordenados por un sistema de valores, creencias o normas. Esto se puede conseguir mediante la sólida construcción de la cultura empresarial.

Pero… ¿qué es la cultura corporativa de una empresa?

Se define la cultura empresarial como el conjunto de valores, normas, creencias y prácticas que se integran en una organización y entre sus empleados de forma que los asumen como propios, mejorando su sentimiento de pertenencia a la empresa, así como la relación entre los miembros de la organización. En pocas palabras, es una forma de definir cómo se trabaja en la organización y por qué se hace de esa manera, construyendo a veces hasta su propio lenguaje y símbolos empresariales.

Aplicación de la cultura empresarial

Sin embargo, no es tan simple como escribir lo que nos gustaría que integrara nuestra cultura corporativa, decirlo a nuestros empleados y hecho. Es mucho más complejo que eso, requiere de una ardua planificación, sin dejar de lado la importancia de una adecuada y progresiva implementación en todos los estamentos y grupos –formales o no- de nuestra organización. Además, deberemos tener en cuenta factores como la estrategia de marca única que desarrolle la empresa, ya que no desarrollará la misma cultura empresarial para una estrategia de marca única, que para una de marca múltiple.

¿Cómo construir una sólida cultura corporativa?

Es importante que esta cultura corporativa se desarrolle totalmente alineada y en base a la estrategia corporativa de la empresa, la marca y todo el universo que las rodean. Para ello, puede ser de mucha utilidad la presencia y colaboración de la figura del Brand Manager, cuya función consiste en tomar todas las decisiones relacionadas con la marca y ser una persona transversal a toda la organización. Trabajar mano a mano con él puede ayudar enormemente a diseñar la cultura corporativa de una empresa, ya que facilita la labor de planificar las vías de actuación, así como la forma en que se abordarán esas vías.

Formas de integrar la cultura empresarial

  1. Construir un equipo concienciado

Es posible que ya dispongamos de un equipo comprometido, o que teniéndolo no lo sepamos, y solo tengamos que motivarlo e involucrarlo adecuadamente. Resulta interesante comenzar por infundir los valores, misión y visión empresarial, de forma que vaya calando en la mente de los miembros de la organización, como puente para ir construyendo un equipo realmente comprometido con la empresa. La primera medida aplicable en éste paso sería alentar a los miembros de los que ya disponemos; pero siempre es útil tener a la vista la contratación, valorando como requisito laboral en el proceso de contratación la capacidad del empleado de asimilación de cultura empresarial y de sentimiento de pertenencia e identidad con la organización.

  1. Involucrarlos en su construcción

La cultura empresarial es un elemento dinámico, que no para de evolucionar, adaptándose al nuevo entorno empresarial, por lo que se debe incluir en su diseño a los miembros organizacionales, ya que son ellos los que constituyen la base de la cultura corporativa de una empresa.

  1. Desarrollar un ambiente adecuado

Tanto en la estructura formal como en la estructura no formal (aunque esta es más difícil de controlar por la dirección), resulta valioso crear un ambiente que fomente la colaboración recíproca y la participación en la confección de la cultura empresarial, así como poner los medios para facilitar la asimilación de la misma. Tanto en éste punto, como en el anterior, una medida crucial es abrir al máximo los canales de comunicación internos, tanto horizontales como verticales, para que el ambiente comunicativo sea plenamente accesible.

Podemos afirmar que todos querríamos que, en nuestra organización, nuestros empleados se sientan cómodos, integrados, con un sentimiento de pertenencia y unión, y ordenados por un sistema de valores, creencias o normas. Esto se puede conseguir mediante la sólida construcción de la cultura empresarial.

Pero… ¿qué es la cultura corporativa de una empresa?

Se define la cultura empresarial como el conjunto de valores, normas, creencias y prácticas que se integran en una organización y entre sus empleados de forma que los asumen como propios, mejorando su sentimiento de pertenencia a la empresa, así como la relación entre los miembros de la organización. En pocas palabras, es una forma de definir cómo se trabaja en la organización y por qué se hace de esa manera, construyendo a veces hasta su propio lenguaje y símbolos empresariales.

Aplicación de la cultura empresarial

Sin embargo, no es tan simple como escribir lo que nos gustaría que integrara nuestra cultura corporativa, decirlo a nuestros empleados y hecho. Es mucho más complejo que eso, requiere de una ardua planificación, sin dejar de lado la importancia de una adecuada y progresiva implementación en todos los estamentos y grupos –formales o no- de nuestra organización. Además, deberemos tener en cuenta factores como la estrategia de marca única que desarrolle la empresa, ya que no desarrollará la misma cultura empresarial para una estrategia de marca única, que para una de marca múltiple.

¿Cómo construir una sólida cultura corporativa?

Es importante que esta cultura corporativa se desarrolle totalmente alineada y en base a la estrategia corporativa de la empresa, la marca y todo el universo que las rodean. Para ello, puede ser de mucha utilidad la presencia y colaboración de la figura del Brand Manager, cuya función consiste en tomar todas las decisiones relacionadas con la marca y ser una persona transversal a toda la organización. Trabajar mano a mano con él puede ayudar enormemente a diseñar la cultura corporativa de una empresa, ya que facilita la labor de planificar las vías de actuación, así como la forma en que se abordarán esas vías.

Formas de integrar la cultura empresarial

  1. Construir un equipo concienciado

Es posible que ya dispongamos de un equipo comprometido, o que teniéndolo no lo sepamos, y solo tengamos que motivarlo e involucrarlo adecuadamente. Resulta interesante comenzar por infundir los valores, misión y visión empresarial, de forma que vaya calando en la mente de los miembros de la organización, como puente para ir construyendo un equipo realmente comprometido con la empresa. La primera medida aplicable en éste paso sería alentar a los miembros de los que ya disponemos; pero siempre es útil tener a la vista la contratación, valorando como requisito laboral en el proceso de contratación la capacidad del empleado de asimilación de cultura empresarial y de sentimiento de pertenencia e identidad con la organización.

  1. Involucrarlos en su construcción

La cultura empresarial es un elemento dinámico, que no para de evolucionar, adaptándose al nuevo entorno empresarial, por lo que se debe incluir en su diseño a los miembros organizacionales, ya que son ellos los que constituyen la base de la cultura corporativa de una empresa.

  1. Desarrollar un ambiente adecuado

Tanto en la estructura formal como en la estructura no formal (aunque esta es más difícil de controlar por la dirección), resulta valioso crear un ambiente que fomente la colaboración recíproca y la participación en la confección de la cultura empresarial, así como poner los medios para facilitar la asimilación de la misma. Tanto en éste punto, como en el anterior, una medida crucial es abrir al máximo los canales de comunicación internos, tanto horizontales como verticales, para que el ambiente comunicativo sea plenamente accesible.

¿Tienes un
proyecto? Escríbenos.

Tiempo estimado: 4 min.

La Cultura Corporativa de Empresa: Qué es y Cómo Aplicarlo

Escrito por

Apolo. Propulsora de Marcas

Podemos afirmar que todos querríamos que, en nuestra organización, nuestros empleados se sientan cómodos, integrados, con un sentimiento de pertenencia y unión, y ordenados por un sistema de valores, creencias o normas. Esto se puede conseguir mediante la sólida construcción de la cultura empresarial.

Pero… ¿qué es la cultura corporativa de una empresa?

Se define la cultura empresarial como el conjunto de valores, normas, creencias y prácticas que se integran en una organización y entre sus empleados de forma que los asumen como propios, mejorando su sentimiento de pertenencia a la empresa, así como la relación entre los miembros de la organización. En pocas palabras, es una forma de definir cómo se trabaja en la organización y por qué se hace de esa manera, construyendo a veces hasta su propio lenguaje y símbolos empresariales.

Aplicación de la cultura empresarial

Sin embargo, no es tan simple como escribir lo que nos gustaría que integrara nuestra cultura corporativa, decirlo a nuestros empleados y hecho. Es mucho más complejo que eso, requiere de una ardua planificación, sin dejar de lado la importancia de una adecuada y progresiva implementación en todos los estamentos y grupos –formales o no- de nuestra organización. Además, deberemos tener en cuenta factores como la estrategia de marca única que desarrolle la empresa, ya que no desarrollará la misma cultura empresarial para una estrategia de marca única, que para una de marca múltiple.

¿Cómo construir una sólida cultura corporativa?

Es importante que esta cultura corporativa se desarrolle totalmente alineada y en base a la estrategia corporativa de la empresa, la marca y todo el universo que las rodean. Para ello, puede ser de mucha utilidad la presencia y colaboración de la figura del Brand Manager, cuya función consiste en tomar todas las decisiones relacionadas con la marca y ser una persona transversal a toda la organización. Trabajar mano a mano con él puede ayudar enormemente a diseñar la cultura corporativa de una empresa, ya que facilita la labor de planificar las vías de actuación, así como la forma en que se abordarán esas vías.

Formas de integrar la cultura empresarial

  1. Construir un equipo concienciado

Es posible que ya dispongamos de un equipo comprometido, o que teniéndolo no lo sepamos, y solo tengamos que motivarlo e involucrarlo adecuadamente. Resulta interesante comenzar por infundir los valores, misión y visión empresarial, de forma que vaya calando en la mente de los miembros de la organización, como puente para ir construyendo un equipo realmente comprometido con la empresa. La primera medida aplicable en éste paso sería alentar a los miembros de los que ya disponemos; pero siempre es útil tener a la vista la contratación, valorando como requisito laboral en el proceso de contratación la capacidad del empleado de asimilación de cultura empresarial y de sentimiento de pertenencia e identidad con la organización.

  1. Involucrarlos en su construcción

La cultura empresarial es un elemento dinámico, que no para de evolucionar, adaptándose al nuevo entorno empresarial, por lo que se debe incluir en su diseño a los miembros organizacionales, ya que son ellos los que constituyen la base de la cultura corporativa de una empresa.

  1. Desarrollar un ambiente adecuado

Tanto en la estructura formal como en la estructura no formal (aunque esta es más difícil de controlar por la dirección), resulta valioso crear un ambiente que fomente la colaboración recíproca y la participación en la confección de la cultura empresarial, así como poner los medios para facilitar la asimilación de la misma. Tanto en éste punto, como en el anterior, una medida crucial es abrir al máximo los canales de comunicación internos, tanto horizontales como verticales, para que el ambiente comunicativo sea plenamente accesible.

¿Tienes un
proyecto? Escríbenos.

Tiempo estimado: 4 min.

La Cultura Corporativa de Empresa: Qué es y Cómo Aplicarlo

Escrito por

Apolo. Propulsora de Marcas

Podemos afirmar que todos querríamos que, en nuestra organización, nuestros empleados se sientan cómodos, integrados, con un sentimiento de pertenencia y unión, y ordenados por un sistema de valores, creencias o normas. Esto se puede conseguir mediante la sólida construcción de la cultura empresarial.

Pero… ¿qué es la cultura corporativa de una empresa?

Se define la cultura empresarial como el conjunto de valores, normas, creencias y prácticas que se integran en una organización y entre sus empleados de forma que los asumen como propios, mejorando su sentimiento de pertenencia a la empresa, así como la relación entre los miembros de la organización. En pocas palabras, es una forma de definir cómo se trabaja en la organización y por qué se hace de esa manera, construyendo a veces hasta su propio lenguaje y símbolos empresariales.

Aplicación de la cultura empresarial

Sin embargo, no es tan simple como escribir lo que nos gustaría que integrara nuestra cultura corporativa, decirlo a nuestros empleados y hecho. Es mucho más complejo que eso, requiere de una ardua planificación, sin dejar de lado la importancia de una adecuada y progresiva implementación en todos los estamentos y grupos –formales o no- de nuestra organización. Además, deberemos tener en cuenta factores como la estrategia de marca única que desarrolle la empresa, ya que no desarrollará la misma cultura empresarial para una estrategia de marca única, que para una de marca múltiple.

¿Cómo construir una sólida cultura corporativa?

Es importante que esta cultura corporativa se desarrolle totalmente alineada y en base a la estrategia corporativa de la empresa, la marca y todo el universo que las rodean. Para ello, puede ser de mucha utilidad la presencia y colaboración de la figura del Brand Manager, cuya función consiste en tomar todas las decisiones relacionadas con la marca y ser una persona transversal a toda la organización. Trabajar mano a mano con él puede ayudar enormemente a diseñar la cultura corporativa de una empresa, ya que facilita la labor de planificar las vías de actuación, así como la forma en que se abordarán esas vías.

Formas de integrar la cultura empresarial

  1. Construir un equipo concienciado

Es posible que ya dispongamos de un equipo comprometido, o que teniéndolo no lo sepamos, y solo tengamos que motivarlo e involucrarlo adecuadamente. Resulta interesante comenzar por infundir los valores, misión y visión empresarial, de forma que vaya calando en la mente de los miembros de la organización, como puente para ir construyendo un equipo realmente comprometido con la empresa. La primera medida aplicable en éste paso sería alentar a los miembros de los que ya disponemos; pero siempre es útil tener a la vista la contratación, valorando como requisito laboral en el proceso de contratación la capacidad del empleado de asimilación de cultura empresarial y de sentimiento de pertenencia e identidad con la organización.

  1. Involucrarlos en su construcción

La cultura empresarial es un elemento dinámico, que no para de evolucionar, adaptándose al nuevo entorno empresarial, por lo que se debe incluir en su diseño a los miembros organizacionales, ya que son ellos los que constituyen la base de la cultura corporativa de una empresa.

  1. Desarrollar un ambiente adecuado

Tanto en la estructura formal como en la estructura no formal (aunque esta es más difícil de controlar por la dirección), resulta valioso crear un ambiente que fomente la colaboración recíproca y la participación en la confección de la cultura empresarial, así como poner los medios para facilitar la asimilación de la misma. Tanto en éste punto, como en el anterior, una medida crucial es abrir al máximo los canales de comunicación internos, tanto horizontales como verticales, para que el ambiente comunicativo sea plenamente accesible.

¿Tienes un
proyecto? Escríbenos.