El comienzo

de la locura

Queremos abrir una hamburguesería gourmet, haced que funcione. Esas fueron las palabras con las que nos plantearon el proyecto y bajo esa premisa, afrontamos el reto.
Servicios

Auditoría
Consultoría
Análisis
Plataforma

Servicios

Estrategia
Naming
Identidad Corporativa
Espacios & Retail

Fecha

Febrero 2019

No hay genialidad sin un toque de locura

Mi propio

mundo

Tras estudiar ampliamente el sector, llegamos a la conclusión de que se requería una marca que no solo conectase con su audiencia; sino que, además, incitara a adentrarse en su realidad, en su forma de entender las cosas. Una marca que dijera las cosas claras, fuera a contracorriente y que disfrutara al máximo. Una marca que se dejara llevar por la locura y atrajese a todos hacia su interior.
Obsesión

por los detalles

Hablar de gRILLAERA es hablar de vivir experiencias y el packaging juega un importante papel en esto. Cada elemento que entra en contacto con el cliente ha sido estudiado meticulosamente para que sienta que lo que allí está viviendo es algo único. La presentación y fotografía del producto, las recetas de las hamburguesas e, incluso, la selección musical también son fundamentales para generar una experiencia sensorial completa.
Poniéndole rostro

a la locura

Formalmente, se busca ser atrevidos, con un toque rebelde, estar alejado de las modas y que refleje locura. Inspirados por los “Freak Shows” de principios del s. XX, se buscan formas orgánicas y variadas. La ironía también está presente al deformar una tipografía bajo unas pautas reticuladas; y el colmo llega cuando esa tipografía tiene la delicadeza de “Bambi”.

The journey

Palabra

clave
Era importante crear una asociación conceptual desde el primer momento. Optar por una palabra como “crazy” era complicado pues ya se encontraba asociado a múltiples cosas; pero en el sector que nos ocupa no se utilizaba, por lo que (aunque con cierto riesgo) era la asociación ideal para la marca. 
Camisas

de fuerza

En un entorno experiencial, los camareros no podían tener un uniforme al uso. De este modo son ataviados con camisa de fuerza con el logo bordado, tejanos rotos y zapatillas Nike Cortez, generando una impresión que no deja indiferente a nadie.
Dando forma

al interior

Planteamos el interiorismo del local para que fuese coherente con la marca. Partiendo de la idea lúgubre de manicomio pero llevándola a conceptos más contemporáneos, mezclamos elementos como el metal, la madera y el neón. También hay frases y palabras que pueblan el espacio, proyectando la personalidad de una forma impactante.
Entorno

digital

Publicaciones periódicas en diferentes RRSS, sesiones fotográficas semanales, mini-spots que conecten de forma directa, campañas digitales irreverentes… gRILLAERA puebla el entorno online manteniendo una conexión constante con su audiencia desde el primer día.