Tiempo estimado: 4 min.

¿Cómo hacer un diagnóstico de marca?

Escrito por

Gumer Praena

El diagnóstico de marca es un trabajo indispensable a la hora de entender el estado de una marca y de los diferentes elementos de su contexto. Es esencial para plantear una estrategia de marca rigurosa y fundamentada.

El diagnóstico de marca no sólo estudia el estado actual de la imagen de marca y sus diferentes características (logo, taglines, valores…), sino también cómo son y qué hacen los competidores, cómo son y qué tendencias definen a mis actuales o posibles consumidores y otros aspectos generales del entorno social y económico. Como conclusión de este diagnóstico obtenemos unos objetivos o retos que debemos afrontar en una posterior fase de estrategia de marca.

5 puntos clave para realizar un Diagnóstico de Marca efectivo.

1. Conocer el sector

Quienes realizamos este tipo de diagnósticos no siempre nos enfrentamos a sectores en los que a priori somos expertos. Como norma general, pero aún más en estos casos, investigar el sector desde diferentes enfoques (artículos, informes, estadísticas, tendencias…) es fundamental. Cualquier dato o información que nos sirva para sustentar de forma rigurosa nuestro diagnóstico es primordial. Porque aunque no seamos expertos en el sector, sí que somos expertos en realizar estos diagnósticos y en encontrar los mecanismos para hallar la información de quienes sí son expertos.

2. Conocer los objetivos del diagnóstico

¿Qué preocupación o inquietud motivó al cliente en primer lugar para venir a nosotros? ¿Qué espera de nuestro trabajo? ¿Cómo se imagina su marca dentro de 1 año? ¿Y de 5? Responder a estar preguntas es crucial para enfocar nuestro diagnóstico. En definitiva, saber para qué estamos haciendo lo que hacemos y de esta forma poder orientar nuestros tema de análisis con el fin de ser más eficaces y aumentar las posibilidades de éxito.

3. Estudiar la presencia online de nuestra marca

Investigar el estado de la imagen de nuestra marca es una tarea compleja que se puede enfocar de mil formas dependiendo de los objetivos planteados, pero sobre todo de los recursos con los que contemos. Una forma fácil y orientativa de mediar la imagen de nuestra marca es estudiar la presencia online: web, resultados en el buscado de Google, redes sociales, etc. Haremos un barrido por los diferentes puntos de contacto online y veremos cómo se encuentra nuestra marca: cómo se cuenta, cómo es recibida, qué coherencia encontramos entre sus mensajes…

4. Conocer a la competencia

El benchmark es uno de los primeros pasos del diagnóstico ya que nos sirve para conocer tanto a la competencia más directa como a otros referentes que juegan en un terreno diferente al nuestro. Es la forma más rápida de dibujar un escenario general sobre qué está ocurriendo en el sector y nos ayuda a definir una de las estrategias principales: ¿queremos ser parecidos a los demás, queremos ser diferentes en algo o queremos ser únicos?

5. ¿Cómo son quienes nos compran?

Estudiar a nuestros consumidor es algo insustituible. Cuanto más sepamos de ellos mejor podremos trabajar nuestra marca: ¿quiénes son? ¿Dónde están? ¿Dónde nos conocen? ¿Dónde se comunican con nosotros? ¿Qué aspiraciones o deseos tienen? ¿Qué les motiva o preocupa? 

Responder a estas, y otras muchas preguntas, nos ayudará a crear tanto unos perfiles tipo de cómo son nuestros actuales clientes, como una estrategia de qué posibilidades de crecimiento tenemos.

Conclusión

En conclusión, realizar un diagnóstico de marca no solo es una práctica necesaria, sino que también es la base para una estrategia de marca exitosa. Cada paso, desde conocer el sector hasta comprender a los consumidores, contribuye a construir una marca coherente y a identificar oportunidades para el crecimiento y la mejora continua. Al abordar estos elementos de manera sistemática, una marca puede no solo enfrentar los desafíos actuales, sino también prepararse para un futuro sostenible y competitivo.

Recuerda, el diagnóstico de marca es una inversión fundamental para propulsar^ y posicionar tu marca en el mercado de manera efectiva.

El diagnóstico de marca es un trabajo indispensable a la hora de entender el estado de una marca y de los diferentes elementos de su contexto. Es esencial para plantear una estrategia de marca rigurosa y fundamentada.

El diagnóstico de marca no sólo estudia el estado actual de la imagen de marca y sus diferentes características (logo, taglines, valores…), sino también cómo son y qué hacen los competidores, cómo son y qué tendencias definen a mis actuales o posibles consumidores y otros aspectos generales del entorno social y económico. Como conclusión de este diagnóstico obtenemos unos objetivos o retos que debemos afrontar en una posterior fase de estrategia de marca.

5 puntos clave para realizar un Diagnóstico de Marca efectivo.

1. Conocer el sector

Quienes realizamos este tipo de diagnósticos no siempre nos enfrentamos a sectores en los que a priori somos expertos. Como norma general, pero aún más en estos casos, investigar el sector desde diferentes enfoques (artículos, informes, estadísticas, tendencias…) es fundamental. Cualquier dato o información que nos sirva para sustentar de forma rigurosa nuestro diagnóstico es primordial. Porque aunque no seamos expertos en el sector, sí que somos expertos en realizar estos diagnósticos y en encontrar los mecanismos para hallar la información de quienes sí son expertos.

2. Conocer los objetivos del diagnóstico

¿Qué preocupación o inquietud motivó al cliente en primer lugar para venir a nosotros? ¿Qué espera de nuestro trabajo? ¿Cómo se imagina su marca dentro de 1 año? ¿Y de 5? Responder a estar preguntas es crucial para enfocar nuestro diagnóstico. En definitiva, saber para qué estamos haciendo lo que hacemos y de esta forma poder orientar nuestros tema de análisis con el fin de ser más eficaces y aumentar las posibilidades de éxito.

3. Estudiar la presencia online de nuestra marca

Investigar el estado de la imagen de nuestra marca es una tarea compleja que se puede enfocar de mil formas dependiendo de los objetivos planteados, pero sobre todo de los recursos con los que contemos. Una forma fácil y orientativa de mediar la imagen de nuestra marca es estudiar la presencia online: web, resultados en el buscado de Google, redes sociales, etc. Haremos un barrido por los diferentes puntos de contacto online y veremos cómo se encuentra nuestra marca: cómo se cuenta, cómo es recibida, qué coherencia encontramos entre sus mensajes…

4. Conocer a la competencia

El benchmark es uno de los primeros pasos del diagnóstico ya que nos sirve para conocer tanto a la competencia más directa como a otros referentes que juegan en un terreno diferente al nuestro. Es la forma más rápida de dibujar un escenario general sobre qué está ocurriendo en el sector y nos ayuda a definir una de las estrategias principales: ¿queremos ser parecidos a los demás, queremos ser diferentes en algo o queremos ser únicos?

5. ¿Cómo son quienes nos compran?

Estudiar a nuestros consumidor es algo insustituible. Cuanto más sepamos de ellos mejor podremos trabajar nuestra marca: ¿quiénes son? ¿Dónde están? ¿Dónde nos conocen? ¿Dónde se comunican con nosotros? ¿Qué aspiraciones o deseos tienen? ¿Qué les motiva o preocupa? 

Responder a estas, y otras muchas preguntas, nos ayudará a crear tanto unos perfiles tipo de cómo son nuestros actuales clientes, como una estrategia de qué posibilidades de crecimiento tenemos.

Conclusión

En conclusión, realizar un diagnóstico de marca no solo es una práctica necesaria, sino que también es la base para una estrategia de marca exitosa. Cada paso, desde conocer el sector hasta comprender a los consumidores, contribuye a construir una marca coherente y a identificar oportunidades para el crecimiento y la mejora continua. Al abordar estos elementos de manera sistemática, una marca puede no solo enfrentar los desafíos actuales, sino también prepararse para un futuro sostenible y competitivo.

Recuerda, el diagnóstico de marca es una inversión fundamental para propulsar^ y posicionar tu marca en el mercado de manera efectiva.

Share on Facebook

Share on Linkedin

Share on Whatsapp

Copy Link

Share on Twitter

Share on Twitter

Etiquetas

Etiquetas

¿Tienes un
proyecto? Escríbenos.

Más artículos

Aquí en Apolo, esto es lo que ocurre. Celebramos, compartimos y lo que existe. Sin engaños, sin adornos y sin pretensiones. Un lugar para conversar acerca de nuestros temas favoritos: personas, diseño, estrategia, tecnología, marcas y cualquier otra cosa que surja.

Tiempo estimado: 4 min.

¿Cómo hacer un diagnóstico de marca?

Escrito por

Gumer Praena

El diagnóstico de marca es un trabajo indispensable a la hora de entender el estado de una marca y de los diferentes elementos de su contexto. Es esencial para plantear una estrategia de marca rigurosa y fundamentada.

El diagnóstico de marca no sólo estudia el estado actual de la imagen de marca y sus diferentes características (logo, taglines, valores…), sino también cómo son y qué hacen los competidores, cómo son y qué tendencias definen a mis actuales o posibles consumidores y otros aspectos generales del entorno social y económico. Como conclusión de este diagnóstico obtenemos unos objetivos o retos que debemos afrontar en una posterior fase de estrategia de marca.

5 puntos clave para realizar un Diagnóstico de Marca efectivo.

1. Conocer el sector

Quienes realizamos este tipo de diagnósticos no siempre nos enfrentamos a sectores en los que a priori somos expertos. Como norma general, pero aún más en estos casos, investigar el sector desde diferentes enfoques (artículos, informes, estadísticas, tendencias…) es fundamental. Cualquier dato o información que nos sirva para sustentar de forma rigurosa nuestro diagnóstico es primordial. Porque aunque no seamos expertos en el sector, sí que somos expertos en realizar estos diagnósticos y en encontrar los mecanismos para hallar la información de quienes sí son expertos.

2. Conocer los objetivos del diagnóstico

¿Qué preocupación o inquietud motivó al cliente en primer lugar para venir a nosotros? ¿Qué espera de nuestro trabajo? ¿Cómo se imagina su marca dentro de 1 año? ¿Y de 5? Responder a estar preguntas es crucial para enfocar nuestro diagnóstico. En definitiva, saber para qué estamos haciendo lo que hacemos y de esta forma poder orientar nuestros tema de análisis con el fin de ser más eficaces y aumentar las posibilidades de éxito.

3. Estudiar la presencia online de nuestra marca

Investigar el estado de la imagen de nuestra marca es una tarea compleja que se puede enfocar de mil formas dependiendo de los objetivos planteados, pero sobre todo de los recursos con los que contemos. Una forma fácil y orientativa de mediar la imagen de nuestra marca es estudiar la presencia online: web, resultados en el buscado de Google, redes sociales, etc. Haremos un barrido por los diferentes puntos de contacto online y veremos cómo se encuentra nuestra marca: cómo se cuenta, cómo es recibida, qué coherencia encontramos entre sus mensajes…

4. Conocer a la competencia

El benchmark es uno de los primeros pasos del diagnóstico ya que nos sirve para conocer tanto a la competencia más directa como a otros referentes que juegan en un terreno diferente al nuestro. Es la forma más rápida de dibujar un escenario general sobre qué está ocurriendo en el sector y nos ayuda a definir una de las estrategias principales: ¿queremos ser parecidos a los demás, queremos ser diferentes en algo o queremos ser únicos?

5. ¿Cómo son quienes nos compran?

Estudiar a nuestros consumidor es algo insustituible. Cuanto más sepamos de ellos mejor podremos trabajar nuestra marca: ¿quiénes son? ¿Dónde están? ¿Dónde nos conocen? ¿Dónde se comunican con nosotros? ¿Qué aspiraciones o deseos tienen? ¿Qué les motiva o preocupa? 

Responder a estas, y otras muchas preguntas, nos ayudará a crear tanto unos perfiles tipo de cómo son nuestros actuales clientes, como una estrategia de qué posibilidades de crecimiento tenemos.

Conclusión

En conclusión, realizar un diagnóstico de marca no solo es una práctica necesaria, sino que también es la base para una estrategia de marca exitosa. Cada paso, desde conocer el sector hasta comprender a los consumidores, contribuye a construir una marca coherente y a identificar oportunidades para el crecimiento y la mejora continua. Al abordar estos elementos de manera sistemática, una marca puede no solo enfrentar los desafíos actuales, sino también prepararse para un futuro sostenible y competitivo.

Recuerda, el diagnóstico de marca es una inversión fundamental para propulsar^ y posicionar tu marca en el mercado de manera efectiva.

Share on Facebook

Share on Linkedin

Share on Whatsapp

Copy Link

Share on Twitter

Share on Twitter

Etiquetas

¿Tienes un
proyecto? Escríbenos.

Más artículos

Aquí en Apolo, esto es lo que ocurre. Celebramos, compartimos y lo que existe. Sin engaños, sin adornos y sin pretensiones. Un lugar para conversar acerca de nuestros temas favoritos: personas, diseño, estrategia, tecnología, marcas y cualquier otra cosa que surja.

Tiempo estimado: 4 min.

¿Cómo hacer un diagnóstico de marca?

Escrito por

Gumer Praena

El diagnóstico de marca es un trabajo indispensable a la hora de entender el estado de una marca y de los diferentes elementos de su contexto. Es esencial para plantear una estrategia de marca rigurosa y fundamentada.

El diagnóstico de marca no sólo estudia el estado actual de la imagen de marca y sus diferentes características (logo, taglines, valores…), sino también cómo son y qué hacen los competidores, cómo son y qué tendencias definen a mis actuales o posibles consumidores y otros aspectos generales del entorno social y económico. Como conclusión de este diagnóstico obtenemos unos objetivos o retos que debemos afrontar en una posterior fase de estrategia de marca.

5 puntos clave para realizar un Diagnóstico de Marca efectivo.

1. Conocer el sector

Quienes realizamos este tipo de diagnósticos no siempre nos enfrentamos a sectores en los que a priori somos expertos. Como norma general, pero aún más en estos casos, investigar el sector desde diferentes enfoques (artículos, informes, estadísticas, tendencias…) es fundamental. Cualquier dato o información que nos sirva para sustentar de forma rigurosa nuestro diagnóstico es primordial. Porque aunque no seamos expertos en el sector, sí que somos expertos en realizar estos diagnósticos y en encontrar los mecanismos para hallar la información de quienes sí son expertos.

2. Conocer los objetivos del diagnóstico

¿Qué preocupación o inquietud motivó al cliente en primer lugar para venir a nosotros? ¿Qué espera de nuestro trabajo? ¿Cómo se imagina su marca dentro de 1 año? ¿Y de 5? Responder a estar preguntas es crucial para enfocar nuestro diagnóstico. En definitiva, saber para qué estamos haciendo lo que hacemos y de esta forma poder orientar nuestros tema de análisis con el fin de ser más eficaces y aumentar las posibilidades de éxito.

3. Estudiar la presencia online de nuestra marca

Investigar el estado de la imagen de nuestra marca es una tarea compleja que se puede enfocar de mil formas dependiendo de los objetivos planteados, pero sobre todo de los recursos con los que contemos. Una forma fácil y orientativa de mediar la imagen de nuestra marca es estudiar la presencia online: web, resultados en el buscado de Google, redes sociales, etc. Haremos un barrido por los diferentes puntos de contacto online y veremos cómo se encuentra nuestra marca: cómo se cuenta, cómo es recibida, qué coherencia encontramos entre sus mensajes…

4. Conocer a la competencia

El benchmark es uno de los primeros pasos del diagnóstico ya que nos sirve para conocer tanto a la competencia más directa como a otros referentes que juegan en un terreno diferente al nuestro. Es la forma más rápida de dibujar un escenario general sobre qué está ocurriendo en el sector y nos ayuda a definir una de las estrategias principales: ¿queremos ser parecidos a los demás, queremos ser diferentes en algo o queremos ser únicos?

5. ¿Cómo son quienes nos compran?

Estudiar a nuestros consumidor es algo insustituible. Cuanto más sepamos de ellos mejor podremos trabajar nuestra marca: ¿quiénes son? ¿Dónde están? ¿Dónde nos conocen? ¿Dónde se comunican con nosotros? ¿Qué aspiraciones o deseos tienen? ¿Qué les motiva o preocupa? 

Responder a estas, y otras muchas preguntas, nos ayudará a crear tanto unos perfiles tipo de cómo son nuestros actuales clientes, como una estrategia de qué posibilidades de crecimiento tenemos.

Conclusión

En conclusión, realizar un diagnóstico de marca no solo es una práctica necesaria, sino que también es la base para una estrategia de marca exitosa. Cada paso, desde conocer el sector hasta comprender a los consumidores, contribuye a construir una marca coherente y a identificar oportunidades para el crecimiento y la mejora continua. Al abordar estos elementos de manera sistemática, una marca puede no solo enfrentar los desafíos actuales, sino también prepararse para un futuro sostenible y competitivo.

Recuerda, el diagnóstico de marca es una inversión fundamental para propulsar^ y posicionar tu marca en el mercado de manera efectiva.

Share on Facebook

Share on Linkedin

Share on Whatsapp

Copy Link

Share on Twitter

Share on Twitter

Etiquetas

¿Tienes un
proyecto? Escríbenos.

Más artículos

Aquí en Apolo, esto es lo que ocurre. Celebramos, compartimos y lo que existe. Sin engaños, sin adornos y sin pretensiones. Un lugar para conversar acerca de nuestros temas favoritos: personas, diseño, estrategia, tecnología, marcas y cualquier otra cosa que surja.