Tiempo estimado: 4 min.

¿Qué es la estrategia de segunda marca?

Escrito por

David Ruiz

En los últimos tiempos, se ha puesto de moda un concepto denominado «canibalismo de marketing» para lanzar al mercado una segunda marca.

Hasta el momento, hemos visto que la estrategia de marca es de gran importancia en el entorno empresarial para diferenciarse de la competencia. Sin embargo, si queremos expandirnos, hay que buscar otras alternativas para conseguir los objetivos.

Ejemplos de segundas marcas

La existencia de una segunda marca responde a la necesidad de diversificar el mercado. En la mayoría de las ocasiones, comparte el proceso de producción y las características de los materiales. Incluso, algunos las llaman «marcas blancas», algo muy habitual, en los grandes supermercados.

En segundas marcas y ejemplos representativos tenemos una amplia variedad de opciones en el mercado. Por ejemplo, Michelin es la marca que lanzó Kleber o BF Goodrich en el sector de los neumáticos. Algo similar ocurre con Bridgestone, que tiene como segunda propuesta a Firestone.

Otra de las marcas representativas del mercado en piensos de perros es Royal Canin. Esta empresa cuenta con «CROC» Selection High Quality. Por otro lado, también podemos mencionar a Akko System, un negocio de ordenadores español, que creó el Grupo Euroshop.

La segunda marca como estrategia de expansión

La estrategia multimarca es más habitual de lo que pensamos, tanto es así que las compañías buscan lanzar nuevos productos y servicios, como medida de defensa o expansión. Esto quiere decir, que si una marca, consolidada en el mercado, comercializa un producto sin éxito, podría verse seriamente afectada. ¿Cómo llevar a cabo una estrategia que sea efectiva? A continuación, se enumeran tres pasos que son fundamentales para lograrlo.

Definir la idea

En primer lugar, será necesario definir la marca, el tipo de producto o servicio, cuáles son sus características, explicar los beneficios que aporta y cuál es su público objetivo. La proyección es clave para empezar a proyectarse en el mercado, por lo que hay que planificarse sin tiempo.

Hay muchas empresas que se plantean esta opción para abarcar también un nuevo entorno. No obstante, hay marcas que han conseguido el éxito y, otras, que no han triunfado. Este es el caso de Kodak, que quiso abrirse camino en la fotografía digital e hizo una gran inversión, sin obtener los objetivos esperados.

Estrategia de marketing

Sin una estrategia de marca, que sea efectiva, es imposible conseguir las metas. En función del target, los productos o servicios, hay que implementar una campaña acorde a la filosofía y misión de la empresa. En estos casos, lo mejor es ponerse en manos de profesionales como Universo Apolo.

Vivimos en un mundo hiperconectado, por lo tanto, hay que saber conectar con el público potencial a través de una metodología de branding correcta. No solo hay que conseguir posicionarse en el mercado, sino también, hay que ser competitivos. La clave está en definir y diseñar una arquitectura de marca de éxito.

Esperar resultados

Finalmente, es necesario tener paciencia y evaluar los resultados. Lo bueno del entorno digital, hoy en día, es que se pueden hacer mediciones en tiempo real. Las métricas son de gran ayuda para saber si la dirección es la correcta. Además, en caso de que así no fuera, siempre se puede implantar una nueva estrategia.

Conclusiones

En resumen, una buena estrategia de marketing para una segunda marca es una opción que muchas empresas han llevado a cabo. Los motivos pueden ser varios, desde abarcar otro tipo de precio, expandirse a nuevos territorios o, bien, proteger la marca, si no se está seguro de los resultados de un nuevo producto o servicio. No obstante, lo mejor es ponerse en manos de expertos que puedan hacer una valoración y aconsejar cuál es la dirección correcta para lograr buenos resultados.

En los últimos tiempos, se ha puesto de moda un concepto denominado «canibalismo de marketing» para lanzar al mercado una segunda marca.

Hasta el momento, hemos visto que la estrategia de marca es de gran importancia en el entorno empresarial para diferenciarse de la competencia. Sin embargo, si queremos expandirnos, hay que buscar otras alternativas para conseguir los objetivos.

Ejemplos de segundas marcas

La existencia de una segunda marca responde a la necesidad de diversificar el mercado. En la mayoría de las ocasiones, comparte el proceso de producción y las características de los materiales. Incluso, algunos las llaman «marcas blancas», algo muy habitual, en los grandes supermercados.

En segundas marcas y ejemplos representativos tenemos una amplia variedad de opciones en el mercado. Por ejemplo, Michelin es la marca que lanzó Kleber o BF Goodrich en el sector de los neumáticos. Algo similar ocurre con Bridgestone, que tiene como segunda propuesta a Firestone.

Otra de las marcas representativas del mercado en piensos de perros es Royal Canin. Esta empresa cuenta con «CROC» Selection High Quality. Por otro lado, también podemos mencionar a Akko System, un negocio de ordenadores español, que creó el Grupo Euroshop.

La segunda marca como estrategia de expansión

La estrategia multimarca es más habitual de lo que pensamos, tanto es así que las compañías buscan lanzar nuevos productos y servicios, como medida de defensa o expansión. Esto quiere decir, que si una marca, consolidada en el mercado, comercializa un producto sin éxito, podría verse seriamente afectada. ¿Cómo llevar a cabo una estrategia que sea efectiva? A continuación, se enumeran tres pasos que son fundamentales para lograrlo.

Definir la idea

En primer lugar, será necesario definir la marca, el tipo de producto o servicio, cuáles son sus características, explicar los beneficios que aporta y cuál es su público objetivo. La proyección es clave para empezar a proyectarse en el mercado, por lo que hay que planificarse sin tiempo.

Hay muchas empresas que se plantean esta opción para abarcar también un nuevo entorno. No obstante, hay marcas que han conseguido el éxito y, otras, que no han triunfado. Este es el caso de Kodak, que quiso abrirse camino en la fotografía digital e hizo una gran inversión, sin obtener los objetivos esperados.

Estrategia de marketing

Sin una estrategia de marca, que sea efectiva, es imposible conseguir las metas. En función del target, los productos o servicios, hay que implementar una campaña acorde a la filosofía y misión de la empresa. En estos casos, lo mejor es ponerse en manos de profesionales como Universo Apolo.

Vivimos en un mundo hiperconectado, por lo tanto, hay que saber conectar con el público potencial a través de una metodología de branding correcta. No solo hay que conseguir posicionarse en el mercado, sino también, hay que ser competitivos. La clave está en definir y diseñar una arquitectura de marca de éxito.

Esperar resultados

Finalmente, es necesario tener paciencia y evaluar los resultados. Lo bueno del entorno digital, hoy en día, es que se pueden hacer mediciones en tiempo real. Las métricas son de gran ayuda para saber si la dirección es la correcta. Además, en caso de que así no fuera, siempre se puede implantar una nueva estrategia.

Conclusiones

En resumen, una buena estrategia de marketing para una segunda marca es una opción que muchas empresas han llevado a cabo. Los motivos pueden ser varios, desde abarcar otro tipo de precio, expandirse a nuevos territorios o, bien, proteger la marca, si no se está seguro de los resultados de un nuevo producto o servicio. No obstante, lo mejor es ponerse en manos de expertos que puedan hacer una valoración y aconsejar cuál es la dirección correcta para lograr buenos resultados.

Share on Facebook

Share on Linkedin

Share on Whatsapp

Copy Link

Share on Twitter

Share on Twitter

Etiquetas

¿Tienes un
proyecto? Escríbenos.

Tiempo estimado: 4 min.

¿Qué es la estrategia de segunda marca?

Escrito por

David Ruiz

En los últimos tiempos, se ha puesto de moda un concepto denominado «canibalismo de marketing» para lanzar al mercado una segunda marca.

Hasta el momento, hemos visto que la estrategia de marca es de gran importancia en el entorno empresarial para diferenciarse de la competencia. Sin embargo, si queremos expandirnos, hay que buscar otras alternativas para conseguir los objetivos.

Ejemplos de segundas marcas

La existencia de una segunda marca responde a la necesidad de diversificar el mercado. En la mayoría de las ocasiones, comparte el proceso de producción y las características de los materiales. Incluso, algunos las llaman «marcas blancas», algo muy habitual, en los grandes supermercados.

En segundas marcas y ejemplos representativos tenemos una amplia variedad de opciones en el mercado. Por ejemplo, Michelin es la marca que lanzó Kleber o BF Goodrich en el sector de los neumáticos. Algo similar ocurre con Bridgestone, que tiene como segunda propuesta a Firestone.

Otra de las marcas representativas del mercado en piensos de perros es Royal Canin. Esta empresa cuenta con «CROC» Selection High Quality. Por otro lado, también podemos mencionar a Akko System, un negocio de ordenadores español, que creó el Grupo Euroshop.

La segunda marca como estrategia de expansión

La estrategia multimarca es más habitual de lo que pensamos, tanto es así que las compañías buscan lanzar nuevos productos y servicios, como medida de defensa o expansión. Esto quiere decir, que si una marca, consolidada en el mercado, comercializa un producto sin éxito, podría verse seriamente afectada. ¿Cómo llevar a cabo una estrategia que sea efectiva? A continuación, se enumeran tres pasos que son fundamentales para lograrlo.

Definir la idea

En primer lugar, será necesario definir la marca, el tipo de producto o servicio, cuáles son sus características, explicar los beneficios que aporta y cuál es su público objetivo. La proyección es clave para empezar a proyectarse en el mercado, por lo que hay que planificarse sin tiempo.

Hay muchas empresas que se plantean esta opción para abarcar también un nuevo entorno. No obstante, hay marcas que han conseguido el éxito y, otras, que no han triunfado. Este es el caso de Kodak, que quiso abrirse camino en la fotografía digital e hizo una gran inversión, sin obtener los objetivos esperados.

Estrategia de marketing

Sin una estrategia de marca, que sea efectiva, es imposible conseguir las metas. En función del target, los productos o servicios, hay que implementar una campaña acorde a la filosofía y misión de la empresa. En estos casos, lo mejor es ponerse en manos de profesionales como Universo Apolo.

Vivimos en un mundo hiperconectado, por lo tanto, hay que saber conectar con el público potencial a través de una metodología de branding correcta. No solo hay que conseguir posicionarse en el mercado, sino también, hay que ser competitivos. La clave está en definir y diseñar una arquitectura de marca de éxito.

Esperar resultados

Finalmente, es necesario tener paciencia y evaluar los resultados. Lo bueno del entorno digital, hoy en día, es que se pueden hacer mediciones en tiempo real. Las métricas son de gran ayuda para saber si la dirección es la correcta. Además, en caso de que así no fuera, siempre se puede implantar una nueva estrategia.

Conclusiones

En resumen, una buena estrategia de marketing para una segunda marca es una opción que muchas empresas han llevado a cabo. Los motivos pueden ser varios, desde abarcar otro tipo de precio, expandirse a nuevos territorios o, bien, proteger la marca, si no se está seguro de los resultados de un nuevo producto o servicio. No obstante, lo mejor es ponerse en manos de expertos que puedan hacer una valoración y aconsejar cuál es la dirección correcta para lograr buenos resultados.

Share on Facebook

Share on Linkedin

Share on Whatsapp

Copy Link

Share on Twitter

Share on Twitter

Etiquetas

¿Tienes un
proyecto? Escríbenos.

Más artículos

Aquí en Apolo, esto es lo que ocurre. Celebramos, compartimos y lo que existe. Sin engaños, sin adornos y sin pretensiones. Un lugar para conversar acerca de nuestros temas favoritos: personas, diseño, estrategia, tecnología, marcas y cualquier otra cosa que surja.

Tiempo estimado: 4 min.

¿Qué es la estrategia de segunda marca?

Escrito por

David Ruiz

En los últimos tiempos, se ha puesto de moda un concepto denominado «canibalismo de marketing» para lanzar al mercado una segunda marca.

Hasta el momento, hemos visto que la estrategia de marca es de gran importancia en el entorno empresarial para diferenciarse de la competencia. Sin embargo, si queremos expandirnos, hay que buscar otras alternativas para conseguir los objetivos.

Ejemplos de segundas marcas

La existencia de una segunda marca responde a la necesidad de diversificar el mercado. En la mayoría de las ocasiones, comparte el proceso de producción y las características de los materiales. Incluso, algunos las llaman «marcas blancas», algo muy habitual, en los grandes supermercados.

En segundas marcas y ejemplos representativos tenemos una amplia variedad de opciones en el mercado. Por ejemplo, Michelin es la marca que lanzó Kleber o BF Goodrich en el sector de los neumáticos. Algo similar ocurre con Bridgestone, que tiene como segunda propuesta a Firestone.

Otra de las marcas representativas del mercado en piensos de perros es Royal Canin. Esta empresa cuenta con «CROC» Selection High Quality. Por otro lado, también podemos mencionar a Akko System, un negocio de ordenadores español, que creó el Grupo Euroshop.

La segunda marca como estrategia de expansión

La estrategia multimarca es más habitual de lo que pensamos, tanto es así que las compañías buscan lanzar nuevos productos y servicios, como medida de defensa o expansión. Esto quiere decir, que si una marca, consolidada en el mercado, comercializa un producto sin éxito, podría verse seriamente afectada. ¿Cómo llevar a cabo una estrategia que sea efectiva? A continuación, se enumeran tres pasos que son fundamentales para lograrlo.

Definir la idea

En primer lugar, será necesario definir la marca, el tipo de producto o servicio, cuáles son sus características, explicar los beneficios que aporta y cuál es su público objetivo. La proyección es clave para empezar a proyectarse en el mercado, por lo que hay que planificarse sin tiempo.

Hay muchas empresas que se plantean esta opción para abarcar también un nuevo entorno. No obstante, hay marcas que han conseguido el éxito y, otras, que no han triunfado. Este es el caso de Kodak, que quiso abrirse camino en la fotografía digital e hizo una gran inversión, sin obtener los objetivos esperados.

Estrategia de marketing

Sin una estrategia de marca, que sea efectiva, es imposible conseguir las metas. En función del target, los productos o servicios, hay que implementar una campaña acorde a la filosofía y misión de la empresa. En estos casos, lo mejor es ponerse en manos de profesionales como Universo Apolo.

Vivimos en un mundo hiperconectado, por lo tanto, hay que saber conectar con el público potencial a través de una metodología de branding correcta. No solo hay que conseguir posicionarse en el mercado, sino también, hay que ser competitivos. La clave está en definir y diseñar una arquitectura de marca de éxito.

Esperar resultados

Finalmente, es necesario tener paciencia y evaluar los resultados. Lo bueno del entorno digital, hoy en día, es que se pueden hacer mediciones en tiempo real. Las métricas son de gran ayuda para saber si la dirección es la correcta. Además, en caso de que así no fuera, siempre se puede implantar una nueva estrategia.

Conclusiones

En resumen, una buena estrategia de marketing para una segunda marca es una opción que muchas empresas han llevado a cabo. Los motivos pueden ser varios, desde abarcar otro tipo de precio, expandirse a nuevos territorios o, bien, proteger la marca, si no se está seguro de los resultados de un nuevo producto o servicio. No obstante, lo mejor es ponerse en manos de expertos que puedan hacer una valoración y aconsejar cuál es la dirección correcta para lograr buenos resultados.

Share on Facebook

Share on Linkedin

Share on Whatsapp

Copy Link

Share on Twitter

Share on Twitter

Etiquetas

¿Tienes un
proyecto? Escríbenos.

Más artículos

Aquí en Apolo, esto es lo que ocurre. Celebramos, compartimos y lo que existe. Sin engaños, sin adornos y sin pretensiones. Un lugar para conversar acerca de nuestros temas favoritos: personas, diseño, estrategia, tecnología, marcas y cualquier otra cosa que surja.