Tiempo estimado: 4 min.

Qué es el Ciclo de Vida de un Producto y sus Etapas

Escrito por

David Ruiz

Los productos no tienen siete vidas como los gatos, solo una y es cíclica. Te explicamos en este post qué es el ciclo de vida de un producto, la importancia que puede llegar a tener en nuestra estrategia de marketing y las etapas de vida de un producto.

¿Qué es el ciclo de vida de un producto?

El ciclo de vida de un producto es todo el sistema de etapas por las que pasa ese producto o servicio, desde su lanzamiento hasta que se retira del mercado. Este proceso incluye etapas de mayor o menor crecimiento, o etapas de decrecimiento o declive.

Estas etapas hacen referencia principalmente al punto de vista del consumidor, aunque también influyen factores de marketing. La importancia del ciclo de vida de un producto radica en que, según en la etapa en que se encuentre, se deberá adaptar nuestra estrategia de marketing.

A continuación, veremos las etapas que componen el ciclo de vida, y podremos apreciar que la evolución en cuanto a crecimiento de estas etapas tiene habitualmente la forma de una campana de Gauss con tendencia a la izquierda.

Etapas de vida de un producto

Cómo hemos comentado, el ciclo de vida de un producto se descompone en cuatro etapas. El tiempo que un producto pase en cada una de ellas dependerá del tipo de producto, del contexto socio-económico en que se encuentre o de las acciones de marketing que se le apliquen.

Etapa de Introducción

Es la etapa con mayor incertidumbre ante ventas y demanda. Es un producto nuevo, que se lanza al mercado y donde el consumidor aún no lo ha probado. Según el tipo de producto, serán más o menos reticentes, pero, en cualquier caso, las ventas serán bajas y solo consumirán el producto aquellos clientes más arriesgados.

Las acciones de marketing en esta etapa deben ir encaminadas a fomentar la prueba de producto, de forma que se puedan descubrir fallas o posibles mejoras de los atributos del producto. Estamos, por tanto, ante una etapa de investigación.

Etapa de Crecimiento

El público comienza a asimilar el producto y a posicionarlo, se incrementan notablemente las ventas y comienzan a surgir posibles competidores. También pueden aumentar los beneficios, ya que la demanda crecerá, permitiendo reducir los costes fijos o por optimización de procesos.

En esta etapa puede resultar interesante, en nuestras acciones de marketing, orientarnos hacia el inbound marketing, de forma que vaya construyendo una buena relación sólida con los consumidores desde el momento que comienza a crecer la demanda.

Etapa de Madurez

Es la etapa en que se asienta la demanda, el público tiene totalmente posicionado el producto, los competidores abundan por doquier, y el crecimiento de ventas se frena drásticamente. Además, suele ser la etapa que ostenta un periodo temporal más largo, aunque con la innovación de productos y los nuevos modelos de negocio, cada vez está más cambiante esta situación.

Nuestras acciones de marketing deberán encaminarse a tratar de paliar la disminución en la demanda, ya sea mediante acciones basadas en precio o en productos accesorios.

Etapa de Declive

Por último, en la etapa de declive, comienza a reducirse el consumo del producto, las ventas caen y con ello la rentabilidad del mismo. Surgen alternativas mejores a nuestro producto y suele ser una fase en que las empresas retiran del mercado sus productos, por lo que tratan de sostenerlos en la etapa de madurez el mayor tiempo posible.

Las únicas opciones que tenemos desde marketing llegado este punto es retirar el producto, modificarlo para adaptarlo al nuevo contexto o ir retirándolo progresivamente para introducir uno nuevo que lo sustituya.

Sin embargo, la complejidad no reside en conocer las etapas o cómo comportarse con respecto a ese producto en cada etapa, sino en saber identificar en qué etapa se encuentra en cada momento.

Además, puede resultar muy útil tratar de prever cuánto tiempo va a pasar en cada etapa, ya que eso nos permitirá definir estrategias más precisas para el futuro de ese producto. Si queremos realizar una renovación de marca, deberemos también tener en cuenta en qué etapa del ciclo de vida se encuentran nuestros productos, porque puede afectarles notablemente, alterando los ciclos de vida.

Sabemos que puede resultar difícil de determinar, debido a que influyen multitud de variables en esta ecuación, por ello, te invitamos a que sigas explorando en nuestro blog de Apolo, Propulsora de Marcas, otras variables o aspectos que podrían afectar a nuestra estrategia de marketing.

Los productos no tienen siete vidas como los gatos, solo una y es cíclica. Te explicamos en este post qué es el ciclo de vida de un producto, la importancia que puede llegar a tener en nuestra estrategia de marketing y las etapas de vida de un producto.

¿Qué es el ciclo de vida de un producto?

El ciclo de vida de un producto es todo el sistema de etapas por las que pasa ese producto o servicio, desde su lanzamiento hasta que se retira del mercado. Este proceso incluye etapas de mayor o menor crecimiento, o etapas de decrecimiento o declive.

Estas etapas hacen referencia principalmente al punto de vista del consumidor, aunque también influyen factores de marketing. La importancia del ciclo de vida de un producto radica en que, según en la etapa en que se encuentre, se deberá adaptar nuestra estrategia de marketing.

A continuación, veremos las etapas que componen el ciclo de vida, y podremos apreciar que la evolución en cuanto a crecimiento de estas etapas tiene habitualmente la forma de una campana de Gauss con tendencia a la izquierda.

Etapas de vida de un producto

Cómo hemos comentado, el ciclo de vida de un producto se descompone en cuatro etapas. El tiempo que un producto pase en cada una de ellas dependerá del tipo de producto, del contexto socio-económico en que se encuentre o de las acciones de marketing que se le apliquen.

Etapa de Introducción

Es la etapa con mayor incertidumbre ante ventas y demanda. Es un producto nuevo, que se lanza al mercado y donde el consumidor aún no lo ha probado. Según el tipo de producto, serán más o menos reticentes, pero, en cualquier caso, las ventas serán bajas y solo consumirán el producto aquellos clientes más arriesgados.

Las acciones de marketing en esta etapa deben ir encaminadas a fomentar la prueba de producto, de forma que se puedan descubrir fallas o posibles mejoras de los atributos del producto. Estamos, por tanto, ante una etapa de investigación.

Etapa de Crecimiento

El público comienza a asimilar el producto y a posicionarlo, se incrementan notablemente las ventas y comienzan a surgir posibles competidores. También pueden aumentar los beneficios, ya que la demanda crecerá, permitiendo reducir los costes fijos o por optimización de procesos.

En esta etapa puede resultar interesante, en nuestras acciones de marketing, orientarnos hacia el inbound marketing, de forma que vaya construyendo una buena relación sólida con los consumidores desde el momento que comienza a crecer la demanda.

Etapa de Madurez

Es la etapa en que se asienta la demanda, el público tiene totalmente posicionado el producto, los competidores abundan por doquier, y el crecimiento de ventas se frena drásticamente. Además, suele ser la etapa que ostenta un periodo temporal más largo, aunque con la innovación de productos y los nuevos modelos de negocio, cada vez está más cambiante esta situación.

Nuestras acciones de marketing deberán encaminarse a tratar de paliar la disminución en la demanda, ya sea mediante acciones basadas en precio o en productos accesorios.

Etapa de Declive

Por último, en la etapa de declive, comienza a reducirse el consumo del producto, las ventas caen y con ello la rentabilidad del mismo. Surgen alternativas mejores a nuestro producto y suele ser una fase en que las empresas retiran del mercado sus productos, por lo que tratan de sostenerlos en la etapa de madurez el mayor tiempo posible.

Las únicas opciones que tenemos desde marketing llegado este punto es retirar el producto, modificarlo para adaptarlo al nuevo contexto o ir retirándolo progresivamente para introducir uno nuevo que lo sustituya.

Sin embargo, la complejidad no reside en conocer las etapas o cómo comportarse con respecto a ese producto en cada etapa, sino en saber identificar en qué etapa se encuentra en cada momento.

Además, puede resultar muy útil tratar de prever cuánto tiempo va a pasar en cada etapa, ya que eso nos permitirá definir estrategias más precisas para el futuro de ese producto. Si queremos realizar una renovación de marca, deberemos también tener en cuenta en qué etapa del ciclo de vida se encuentran nuestros productos, porque puede afectarles notablemente, alterando los ciclos de vida.

Sabemos que puede resultar difícil de determinar, debido a que influyen multitud de variables en esta ecuación, por ello, te invitamos a que sigas explorando en nuestro blog de Apolo, Propulsora de Marcas, otras variables o aspectos que podrían afectar a nuestra estrategia de marketing.

Share on Facebook

Share on Linkedin

Share on Whatsapp

Copy Link

Share on Twitter

Share on Twitter

Etiquetas

Etiquetas

¿Tienes un
proyecto? Escríbenos.

Más artículos

Aquí en Apolo, esto es lo que ocurre. Celebramos, compartimos y lo que existe. Sin engaños, sin adornos y sin pretensiones. Un lugar para conversar acerca de nuestros temas favoritos: personas, diseño, estrategia, tecnología, marcas y cualquier otra cosa que surja.

Tiempo estimado: 4 min.

Qué es el Ciclo de Vida de un Producto y sus Etapas

Escrito por

David Ruiz

Los productos no tienen siete vidas como los gatos, solo una y es cíclica. Te explicamos en este post qué es el ciclo de vida de un producto, la importancia que puede llegar a tener en nuestra estrategia de marketing y las etapas de vida de un producto.

¿Qué es el ciclo de vida de un producto?

El ciclo de vida de un producto es todo el sistema de etapas por las que pasa ese producto o servicio, desde su lanzamiento hasta que se retira del mercado. Este proceso incluye etapas de mayor o menor crecimiento, o etapas de decrecimiento o declive.

Estas etapas hacen referencia principalmente al punto de vista del consumidor, aunque también influyen factores de marketing. La importancia del ciclo de vida de un producto radica en que, según en la etapa en que se encuentre, se deberá adaptar nuestra estrategia de marketing.

A continuación, veremos las etapas que componen el ciclo de vida, y podremos apreciar que la evolución en cuanto a crecimiento de estas etapas tiene habitualmente la forma de una campana de Gauss con tendencia a la izquierda.

Etapas de vida de un producto

Cómo hemos comentado, el ciclo de vida de un producto se descompone en cuatro etapas. El tiempo que un producto pase en cada una de ellas dependerá del tipo de producto, del contexto socio-económico en que se encuentre o de las acciones de marketing que se le apliquen.

Etapa de Introducción

Es la etapa con mayor incertidumbre ante ventas y demanda. Es un producto nuevo, que se lanza al mercado y donde el consumidor aún no lo ha probado. Según el tipo de producto, serán más o menos reticentes, pero, en cualquier caso, las ventas serán bajas y solo consumirán el producto aquellos clientes más arriesgados.

Las acciones de marketing en esta etapa deben ir encaminadas a fomentar la prueba de producto, de forma que se puedan descubrir fallas o posibles mejoras de los atributos del producto. Estamos, por tanto, ante una etapa de investigación.

Etapa de Crecimiento

El público comienza a asimilar el producto y a posicionarlo, se incrementan notablemente las ventas y comienzan a surgir posibles competidores. También pueden aumentar los beneficios, ya que la demanda crecerá, permitiendo reducir los costes fijos o por optimización de procesos.

En esta etapa puede resultar interesante, en nuestras acciones de marketing, orientarnos hacia el inbound marketing, de forma que vaya construyendo una buena relación sólida con los consumidores desde el momento que comienza a crecer la demanda.

Etapa de Madurez

Es la etapa en que se asienta la demanda, el público tiene totalmente posicionado el producto, los competidores abundan por doquier, y el crecimiento de ventas se frena drásticamente. Además, suele ser la etapa que ostenta un periodo temporal más largo, aunque con la innovación de productos y los nuevos modelos de negocio, cada vez está más cambiante esta situación.

Nuestras acciones de marketing deberán encaminarse a tratar de paliar la disminución en la demanda, ya sea mediante acciones basadas en precio o en productos accesorios.

Etapa de Declive

Por último, en la etapa de declive, comienza a reducirse el consumo del producto, las ventas caen y con ello la rentabilidad del mismo. Surgen alternativas mejores a nuestro producto y suele ser una fase en que las empresas retiran del mercado sus productos, por lo que tratan de sostenerlos en la etapa de madurez el mayor tiempo posible.

Las únicas opciones que tenemos desde marketing llegado este punto es retirar el producto, modificarlo para adaptarlo al nuevo contexto o ir retirándolo progresivamente para introducir uno nuevo que lo sustituya.

Sin embargo, la complejidad no reside en conocer las etapas o cómo comportarse con respecto a ese producto en cada etapa, sino en saber identificar en qué etapa se encuentra en cada momento.

Además, puede resultar muy útil tratar de prever cuánto tiempo va a pasar en cada etapa, ya que eso nos permitirá definir estrategias más precisas para el futuro de ese producto. Si queremos realizar una renovación de marca, deberemos también tener en cuenta en qué etapa del ciclo de vida se encuentran nuestros productos, porque puede afectarles notablemente, alterando los ciclos de vida.

Sabemos que puede resultar difícil de determinar, debido a que influyen multitud de variables en esta ecuación, por ello, te invitamos a que sigas explorando en nuestro blog de Apolo, Propulsora de Marcas, otras variables o aspectos que podrían afectar a nuestra estrategia de marketing.

Share on Facebook

Share on Linkedin

Share on Whatsapp

Copy Link

Share on Twitter

Share on Twitter

Etiquetas

¿Tienes un
proyecto? Escríbenos.

Más artículos

Aquí en Apolo, esto es lo que ocurre. Celebramos, compartimos y lo que existe. Sin engaños, sin adornos y sin pretensiones. Un lugar para conversar acerca de nuestros temas favoritos: personas, diseño, estrategia, tecnología, marcas y cualquier otra cosa que surja.

Tiempo estimado: 4 min.

Qué es el Ciclo de Vida de un Producto y sus Etapas

Escrito por

David Ruiz

Los productos no tienen siete vidas como los gatos, solo una y es cíclica. Te explicamos en este post qué es el ciclo de vida de un producto, la importancia que puede llegar a tener en nuestra estrategia de marketing y las etapas de vida de un producto.

¿Qué es el ciclo de vida de un producto?

El ciclo de vida de un producto es todo el sistema de etapas por las que pasa ese producto o servicio, desde su lanzamiento hasta que se retira del mercado. Este proceso incluye etapas de mayor o menor crecimiento, o etapas de decrecimiento o declive.

Estas etapas hacen referencia principalmente al punto de vista del consumidor, aunque también influyen factores de marketing. La importancia del ciclo de vida de un producto radica en que, según en la etapa en que se encuentre, se deberá adaptar nuestra estrategia de marketing.

A continuación, veremos las etapas que componen el ciclo de vida, y podremos apreciar que la evolución en cuanto a crecimiento de estas etapas tiene habitualmente la forma de una campana de Gauss con tendencia a la izquierda.

Etapas de vida de un producto

Cómo hemos comentado, el ciclo de vida de un producto se descompone en cuatro etapas. El tiempo que un producto pase en cada una de ellas dependerá del tipo de producto, del contexto socio-económico en que se encuentre o de las acciones de marketing que se le apliquen.

Etapa de Introducción

Es la etapa con mayor incertidumbre ante ventas y demanda. Es un producto nuevo, que se lanza al mercado y donde el consumidor aún no lo ha probado. Según el tipo de producto, serán más o menos reticentes, pero, en cualquier caso, las ventas serán bajas y solo consumirán el producto aquellos clientes más arriesgados.

Las acciones de marketing en esta etapa deben ir encaminadas a fomentar la prueba de producto, de forma que se puedan descubrir fallas o posibles mejoras de los atributos del producto. Estamos, por tanto, ante una etapa de investigación.

Etapa de Crecimiento

El público comienza a asimilar el producto y a posicionarlo, se incrementan notablemente las ventas y comienzan a surgir posibles competidores. También pueden aumentar los beneficios, ya que la demanda crecerá, permitiendo reducir los costes fijos o por optimización de procesos.

En esta etapa puede resultar interesante, en nuestras acciones de marketing, orientarnos hacia el inbound marketing, de forma que vaya construyendo una buena relación sólida con los consumidores desde el momento que comienza a crecer la demanda.

Etapa de Madurez

Es la etapa en que se asienta la demanda, el público tiene totalmente posicionado el producto, los competidores abundan por doquier, y el crecimiento de ventas se frena drásticamente. Además, suele ser la etapa que ostenta un periodo temporal más largo, aunque con la innovación de productos y los nuevos modelos de negocio, cada vez está más cambiante esta situación.

Nuestras acciones de marketing deberán encaminarse a tratar de paliar la disminución en la demanda, ya sea mediante acciones basadas en precio o en productos accesorios.

Etapa de Declive

Por último, en la etapa de declive, comienza a reducirse el consumo del producto, las ventas caen y con ello la rentabilidad del mismo. Surgen alternativas mejores a nuestro producto y suele ser una fase en que las empresas retiran del mercado sus productos, por lo que tratan de sostenerlos en la etapa de madurez el mayor tiempo posible.

Las únicas opciones que tenemos desde marketing llegado este punto es retirar el producto, modificarlo para adaptarlo al nuevo contexto o ir retirándolo progresivamente para introducir uno nuevo que lo sustituya.

Sin embargo, la complejidad no reside en conocer las etapas o cómo comportarse con respecto a ese producto en cada etapa, sino en saber identificar en qué etapa se encuentra en cada momento.

Además, puede resultar muy útil tratar de prever cuánto tiempo va a pasar en cada etapa, ya que eso nos permitirá definir estrategias más precisas para el futuro de ese producto. Si queremos realizar una renovación de marca, deberemos también tener en cuenta en qué etapa del ciclo de vida se encuentran nuestros productos, porque puede afectarles notablemente, alterando los ciclos de vida.

Sabemos que puede resultar difícil de determinar, debido a que influyen multitud de variables en esta ecuación, por ello, te invitamos a que sigas explorando en nuestro blog de Apolo, Propulsora de Marcas, otras variables o aspectos que podrían afectar a nuestra estrategia de marketing.

Share on Facebook

Share on Linkedin

Share on Whatsapp

Copy Link

Share on Twitter

Share on Twitter

Etiquetas

¿Tienes un
proyecto? Escríbenos.

Más artículos

Aquí en Apolo, esto es lo que ocurre. Celebramos, compartimos y lo que existe. Sin engaños, sin adornos y sin pretensiones. Un lugar para conversar acerca de nuestros temas favoritos: personas, diseño, estrategia, tecnología, marcas y cualquier otra cosa que surja.